todos somos catadores…

Para nadie es un secreto que San Miguel de Allende forma parte de la ya conocida “Ruta del vino”, situada justo en la mitad de ella y con fácil acceso a los distintos viñedos es de forma natural que nos salte la misma pregunta de siempre… ¿Podré realizar una cata sin saber de vinos?

clevia/1630369153-viñedo-san-miguel-de-allende-clevia-autograph-collection.jpg

 

La respuesta es, sí. Sólo necesitamos tres de nuestros cinco sentidos: Gusto, olfato y vista.

 

Primer paso: Lo visual

La forma más sencilla de realizar este paso es sobre una superficie de tonalidad clara o blanca donde colocaremos nuestra copa para poder apreciar de mejor manera sus colores, estos se distinguen en los bordes, el centro y la punta, los podrás visualizar inclinando ligeramente tu copa hacia abajo.

Tip que debes saber: La intensidad de color amarillo que logres percibir determinará el tiempo que estuvo el vino en barrica, es así cómo sabemos si tenemos un vino joven o viejo.

 

Segundo paso: El olfato

Es momento de catar nuestro vino con el olfato, los aromas que lleguemos a identificar también nos ayudarán a saber ante qué tipo de vino estamos. Es importante hacerte saber que, este paso dependerá mucho de las experiencias que has vivido y que seguramente otra persona identificará otro aroma.

Lo que debes hacer es; Acercar tu copa a la nariz e intentar captar todos los aromas del vino sin agitarla, ya que lo lograste, iremos moviéndola poco a poco para lograr destacar el aroma más predominante.

Entre los aromas más clásicos podremos encontrar los amaderados, florales, afrutados o balsámicos.

 

Tercer y último paso: El gustativo

Lo que más nos gusta a todos, catar el vino. Borra de tu cabeza la idea de “conocer inmediatamente su sabor” porque durante esta última fase vamos a realizar una serie de pasos para realmente conocer sus sabores.

Primero: Denotar que sabor apreciamos en el vino en cuanto entre en contacto con nuestra boca

Segundo: Una vez que está en nuestra boca, debemos ir apreciando cómo evolucionan esos sabores

Tercero: Después de la primera impresión que tuvimos al probarlo, lo que piensas inmediatamente, ese será el sabor más acertado.

Ahora bien, sabemos que nuestro paladar puede diferenciar 4 sabores que son:

Dulce: Ese lo apreciaras en la punta de la lengua

Salado: Del centro hacia los lados

Ácido: Únicamente lo notas en los lados

Amargo: Es el sabor que nos queda como residuo al final de la lengua

¡Listo! Ahora conoces lo esencial para catar un vino por pasos, lo único que te queda pendiente es visitarnos y dar un recorrido por todos los viñedos que nos rodean… Vive La Estación a tu manera y enamórate de San Miguel de Allende

https://www.cleviaresidences.com.mx/san-miguel-de-allende/es-MX#gastronomia-y-hoteleria